CEO: JORGE AMADO

Lun. Jul 22nd, 2024

Buenos Aires, 2 de septiembre de 2022. El Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (MACBA) festejó el décimo aniversario de su creación mientras inauguró las exposiciones individuales “La llave y el testigo”, de Diego De Aduriz, y “Visibilidad variable” de Pablo Rosales, en su sede en esta ciudad.

Con la presencia de su presidente Aldo Rubino, autoridades oficiales, personalidades del mundo del arte y la cultura y música en vivo, el Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires recordó su apertura de puertas en 2012 con el propósito de hacer pública una de las colecciones de abstracción geométrica más importantes del mundo.

Desde entonces, cuenta con más de sesenta exhibiciones, una docena de las cuales tuvieron lugar en museos de los Estados Unidos y Europa y, en diez años, el MACBA amplió su colección que inicialmente fue de cincuenta obras a más de quinientas en la actualidad, lo que lo posicionó como un museo único a nivel nacional e internacional.

El MACBA se plantea una próxima etapa marcada por la apertura a nuevos lenguajes plásticos, «la abstracción geométrica siempre será una parte fundamental del museo aunque, para los próximos diez años, la institución ha decidido abrir la programación a nuevas líneas curatoriales de la escena contemporánea» señaló Rubino y agregó que “hay un proyecto que esperamos cristalizar a la brevedad, y es sumar un nuevo piso de exposiciones. Estos cinco niveles permitirán proyectar muestras dedicadas a la fotografía y el videoarte».

Rubino comenzó a coleccionar arte en los años 80 y con el paso del tiempo se enfocó y especializó en arte contemporáneo internacional, con énfasis en la abstracción geométrica, con ese objetivo en 2010 compró el predio en el barrio de San Telmo donde construyó el museo en la zona declarada «Distrito de las artes», que se inauguró el 1ero de septiembre de 2012 con la muestra “Intercambio Global: Abstracción geométrica desde 1950″.

La muestra fue posteriormente llevada al Museo de Arte Contemporáneo de Roma lo que permitió que artistas nacionales como Verónica Di Toro, Fabián Burgos, Gabriela Boer, entre otros, exhibieran en uno de los museos de arte contemporáneo más importantes de Europa.

MACBA impulsó grandes iniciativas como la muestra itinerante y federal «4 museos 40 obras» en donde parte del acervo del museo recorrió distintas ciudades del país.

Entre las exhibiciones presentadas en el MACBA figuran «Obsesión Geométrica», que expuso 50 años de la escuela americana de la abstracción geométrica; «La importancia de ser», la mayor muestra realizada en el museo, con un extenso panorama del arte contemporáneo belga; «Neo Post», la abstracción geométrica en Argentina en los últimos 50 años; y «Libertad de Colores», la única exhibición realizada en América Latina por el vanguardista artista francés Claude Viallat, fundador en los años ´60 del movimiento Soportes-Superficies.

Varias obras de la colección del MACBA fueron exhibidas en el MOMA de Nueva York, el Museo de Arte Moderno de San Francisco, el Centro Pompidou de París, el Museo de Bellas Artes de Boston, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, el Museo de Arte Moderno de París, la Fundación Bayeler de Suiza, Museo Guggenheim Bilbao, Museo de Arte Moderno de Viena (MUMOK), el Kunstmuseum de Stuttgart, el Museo Kunsthal de Rotterdam, entre otros.

Entre los artistas representativos de la colección del MACBA se destacan Victor Vasarely, padre del Op Art. la compra de su obra Avall (1975) marcó el camino de la colección y fue la primera obra colgada en el museo para la inauguración, en 2012; Richard Anuszkiewicz, fundador del Op Art en EEUU; Carlos Cruz Diez; Max Bill, uno de los fundadores del movimiento de arte concreto en Suiza.

También participaron Carmelo Arden Quin; Martha Boto; Peter Halley; Donald Judd, una de las figuras centrales del Minimal Art; Vera Molnar, una de las figuras más relevantes de la escena europea; la emblemática obra de Sarah Morris “Sony Building” (2004); Aurelie Nemours; Leila Tschopp; Claude Tousignant, de Canadá de Op Art; Claude Viallat, fundador del movimiento Soportes-Superficies; y los argentinos Roberto Aizenberg; Julio Le Parc; Alfredo Hlito; Gyula Kosice; Rogelio Polesello; Alejandro Puente; Josefina Robirosa; Kazuya Sakai; y Marta Minujín, con su icónica obra Freaking on fluo (2010).

Asimismo, MACBA realiza seminarios, encuentros musicales y actividades para niños, hasta ciclos de cine y conversatorios, este año el MACBA fue además sede del Festival Azabache, un encuentro de literatura policial y erótica que contó con la participación de más de mil escritores argentinos.

El edificio fue diseñado por el estudio de arquitectura Vila Sebastián Arquitectos en el año 2010, está compuesto por 7 plantas y 3 subsuelos. Adyacente al Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, su fachada principal es un plano vidriado de 15 x 12 metros, este muro-cortina otorga una transparencia que permite conectar el interior con el exterior.

Para celebrar el décimo aniversario, el MACBA invitó a Diego De Aduriz y Pablo Rosales y a la curadora Florencia Qualina para el armado de dos exhibiciones que dan cuenta del inicio de un nuevo comienzo.

De Aduriz (Buenos Aires, 1977) presenta “La llave y el testigo”, una invitación a entrar a su mundo místico. La muestra reúne dibujos, videojuegos, pinturas, videos e instalaciones con forma de portales abiertos a dimensiones paralelas donde habitan dibujos animados, felinos, hechiceros, pitonisas, percepciones extra-sensoriales, stickers, demonios, seres angélicos y criaturas de póster. En palabras de la curadora: “La llave y el testigo” es un pasaje gradual hacia la iniciación en el culto de De Aduriz.

En tanto en “Visibilidad variable”, Pablo Rosales (Buenos Aires, 1977) exhibe una selección de obras realizadas entre 2001 y 2022; exposición que consiste en un panorama antológico centrado en algunos de los procedimientos estéticos y líneas conceptuales que guían su trabajo.

Por un lado, la experiencia urbana es un núcleo que se traza en las referencias arquitectónicas de calles y paredes dispuestas para ser intervenidas a través del uso del stencil; en los recorridos en transporte público o bicicleta; en el avistaje satírico de monumentos y museos destinados a la consagración.

Otro aspecto se dirige a la narrativa que Rosales construye sobre la figura del Artista obsesionado con la pregunta ¿Qué es el arte contemporáneo?. A través de la Historia del Arte, las herencias de las vanguardias, la biografía y la escritura, flirtea con el desencanto. «Visibilidad variable» es también la retrospectiva de media carrera como profecía auto cumplida.

Las muestras pueden visitarse de lunes a domingos de 12 a 18 hasta el 20 de noviembre en avenida San Juan 328 de esta ciudad, los martes permanecerá cerrado, la entrada general es 500 pesos (miércoles 250 pesos).

Por Daniel Banchero

CEO: JORGE AMADO Correo electrónico: danielbanchero@hotmail.com @jorgeamado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *