CEO: JORGE AMADO

Sáb. Jul 20th, 2024

La Reina Mathilde de Bélgica mantiene una actitud noble al ubicarse casi en un segundo plano durante los actos protocolares de la corona de su país, conoce su lugar en la jerarquía real y opta por dejar brillar a su marido, el rey Filip, o a su hija, la princesa heredera Elisabeth.

Por ejemplo, la reina belga siempre se queda un paso detrás del rey cuando entran en una habitación, además de tomar como actitud durante las conversaciones, que el rey Filip siempre hable primero y se limita a confirmar sus palabras con un movimiento de cabeza, según comprobaron los observadores de la realeza sobre el comportamiento de la monarca.

Además, la reina Mathilde dijo que la relación con sus hijos es igualitaria y que la princesa heredera Elisabeth «no es mi única hija», al ser consultada sobre el boletín de notas de la princesa heredera Elisabeth, y sostuvo que ella busca que todos sus hijos obtengan buenas notas. Mathilde manifestó ser equitativa con sus otros hijos porque «soy madre de Gabriel, Emmanuel y Eléonore.

Asimismo, el Rey Felipe y la Reina Matilde, a poco tiempo del aniversario de su reinado, el Palacio Real comparte nuevas fotos oficiales de sus reyes en traje civil y de gala, imágenes tomadas en el castillo de Laeken.

Felipe y Matilde están por cumplir diez años en el trono. El aniversario de la investidura del hijo de Alberto II es el 21 de julio, Día Nacional de Bélgica, pero el matrimonio se adelantó a las monarcas con la difusión de diez nuevos retratos.

La abdicación de Alberto II por problemas de salud a los 79 años convirtió a su séptimo hijo en rey de los belgas y a 10 años, el padre del monarca asistirá a las celebraciones del Día Nacional, la próxima semana, quienes estarán tras superar problemas de salud que le alejaron unos días internado, según confirmaron fuentes oficiales, firmados por el fotógrafo Michel Gronemberger. Uno por cada año de reinado.

La reina Matilde, que en enero cumplió 50 años, luce en las nuevas fotografías oficiales un traje de gala en color buganvilla y la llamada tiara de las nueve provincias.

Las fotografías fueron tomadas en los salones del Palacio de Laeken que fue el escenario elegido donde los reyes posan vestidos de gala para celebrar este aniversario, y también con estilo informal en otra tanda de imágenes.

La frase es que en Bélgica no se celebra una coronación como en Reino Unido, sino que el Rey es investido, pero no hay cetro ni orbe, aunque Felipe de Bélgica asumió el trono el 21 de julio de 2013. Es una réplica del diseñado para Leopoldo I, de gran tamaño debido a que el ex rey de los belgas era un hombre de gran corpulencia.

Felipe y Matilde se casaron en diciembre de 1999 y se convirtieron en reyes 14 años después, cuando el entonces príncipe heredero tenía 50 años, y su esposa, 40.

En esa ocasión, la reina no podía lucir la tiara, se trata de una joya creada en 1926 para la princesa Astrid en su boda con Leopoldo de los belgas y representa a las nueve provincias que componían Bélgica cuando se creó. No la pudo utilizar hasta la investidura de su marido por ser una joya reservada para las soberanas o consortes.

Michel Gronemberger fotografió a los Reyes en una actitud distendida y con un estilo más informal, pero Mathilde es un icono de estilo entre las reinas europeas.

Matilde posó con un vestido blanco, con volados sobre uno de los hombros y zapatos en color blanco. La esposa del rey Felipe es la primera consorte de Bélgica en ser originaria del país y una de las pocas de Europa, junto con la reina Camilla de Reino Unido, que procede de una familia aristocrática.

Por Daniel Banchero

CEO: JORGE AMADO Correo electrónico: danielbanchero@hotmail.com @jorgeamado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *